El cuerpo  es una estructura en evolucion constante o adaptación  al medio,y justamente esa evolución la ha llevado a adoptar una  posición erguida usando como base de sustento los pies y a desplazarse gracias a ellos. No en vano se dice que en la evolución del hombre,la posicion bipeda ayudo a desarrollar mas la inteligencia, y en esa evolución ,los pies tuvieron que asumir un rol importante: sostenernos ,ampliar nuestro horizonte y liberar a las manos.

Mecánicamente es complejo y por tanto de gran dificultad técnica hacer un robot que tenga las infinitas posibilidades de mantener el equilibrio sobre superficies irregulares, saltar, girar,ect.,es decir,simular nuestras funciones.

Los pies son pequeños para esta tarea , y tienen ademas de la  misión de mantenernos  sobre suelos irregulares,la  de amortiguar los impactos , y todo ello, privados parcialmente de sus posibilidades por culpa de un calzado no siempre racional.

Para ello, la anatomía del pie tiene un comportamiento semejante a bóvedas elásticas ,que deben mantener peso sobre el astrágalo  y amortiguarlo con un grado de  deformación suficiente para absorver  cargas sin perdida de eficacia mecánica. Por eso tiene partes que no tocan al suelo,que estan “equilibradas” sobre los arranques de la bóveda,es decir,el talón y las articulaciones de los metatarsianos  con los dedos.

Realmente son  estructuras de una precisión insuperable, y cualquier deficiencia mecánica de ellos provoca de forma directa daños,muchas veces irreversibles,sobre el cuerpo.

Las piernas son como columnas articuladas que se sostienen sobre las bóvedas, y sirven para desplazarnos y sostener sobre el capitel el 70% del peso corporal, sobre una articulación esférica (la cabeza del fémur), y por tanto mecánicamente muy inestable.

Sobre estas cabezas femorales,los huesos que forman la pelvis,se organizan formando una bóveda,que sirve de asiento a una parte muy delicada: la columna vertebral , para lo que necesitan la ayuda de grandes músculos

Por tanto,cualquier anomalía de los pies o las piernas,por pequeña que sea,y aunque no duela,esta afectando seriamente a nuestros discos vertebrales.

Entiendo que esta no es la forma de explicar la función de los pies,pero solo pretendemos llamar la atencion sobre algo tan frecuentemente olvidado,cuyo desajuste Mecánico nos va a condicionar mucho la calidad de vida cuando el cuerpo pierde la elasticidad de la juventud.

Es por ello que como profesionales ,tenemos obligación de informar y decir: “no espere a tener dolor” , el dolor es la forma que el cuerpo tiene de decirnos :”ya no puedo mas” , y por tanto,cuando se presenta,según la edad de la persona,puede ser irreversible y va a condicionar una serie de de cambios posturales involuntarios como mecanismo de protección que irán desencadenando nuevos problemas a corto o largo plazo.

Pensemos que cada articulación,cada pieza, cada músculo,cada ligamento tiene una misión propia e insustituible, que  participa activamente del equilibrio global. No somos un conjunto de piezas sin relacion de unas sobre otras, somos biomecánicamente  una estructura complicada e Inter-relacionada.

Los avances técnicos  incorporados a nuestra profesión nos permiten ” ver” problemas antes de que duelan, es decir,antes de que dañen a la estructura,para la que desgraciadamente, no tenemos piezas de recambio originales.

Realmente,en cualquier área de la medicina,siempre ha funcionado mejor la prevención que la curación.

Gracias a la prevención se alcanzan expectativas de vida cada  vez mas altas,y  nosotros desde nuestra parcela,debemos contribuir a que se puedan llevar “honestamente”, es decir, evitar lesiones,para que , ya que vivimos mas,podamos disfrutar de ese regalo. Y todos sabemos que cuando hay dolor,por pequeño que sea, compromete seriamente a la felicidad.

Unos pies sanos nos favorecen los desplazamientos, la relacion personal, el ejercicio, el ocio…..mientras que una alteración de nuestros apoyos nos permite ver muchos especialistas, conocer muchos hospitales, saber que es un antiinflamatorio…..

La decisión es cosa de cada uno de nosotros