140017266b

La Metatarsalgia mecánica (dolor en antepié por malos apoyos)

Se define como metatarsalgia el dolor localizado en la zona plantar del antepie, pudiendo obedecer a causas diversas (reumatismos, afecciones neurológicas, gota, alteraciones mecánicas …)

Las más frecuentes son derivadas de alteraciones de apoyo, ya sea por desequilibrios en el pie de tipo morfológico, e incluso hereditarios, como provocados a consecuencia de un calzado irracional, como tacones altos o puntas estrechas, que no permiten una correcta función de los pequeños músculos del antepie, por lo que aparecen de forma progresiva, generalmente acompañándose de callosidades. Es por ello que cuando aparece una callosidad, más tarde o más temprano se afectará la articulación, por lo tanto NUNCA deben limarse, sino tratar la causa que las provoca y NO ESPERAR a que aparezcan males mayores.
Cuando el tratamiento no se ha hecho a tiempo, aparecerá el dolor, por lo que a veces se requieren terapias diversas, que pueden ir desde la aplicación de hielo localmente, hasta la toma de una medicación analgésica-antiinflamatoria o aplicación de corrientes (ultrasonidos, LASER….),acompañado siempre de un tratamiento de fondo que será la redistribución de cargas en la zona del antepié mediante un “suelo” a la medida, que sería la plantilla o soporte adecuado. Esta plantilla por tanto no es un analgésico, sino un tratamiento de la causa que provoca el dolor, y su uso correcto debe acompañarse de unas normas indispensables, que podemos resumir en:

Un calzado adecuado, con amplitud suficiente para albergar el pie y la plantilla. No hay que dejarse llevar nunca por la denominación de “ortopédico”, sino de “lógico”, es decir, cómodo, que sujete el empeine, que tenga contrafuerte, suela preferiblemente blanda, y naturalmente, con tacón bajo ( 2-4 cm como máximo) y ancho.
e.l problema de apoyo no es a ratos, por lo que el calzado y la plantilla, deberá usarse todo el día. En el caso de pacientes que estén horas en casa, puede disponerse de un segundo calzado que puede ser de calidad inferior, pero igualmente lógico, que permita el uso de la plantilla todas las horas del día. El sentido común debe prevalecer a la hora de adquirir un calzado.
Hay que tener en cuenta, que normalmente ,la molestia no viene de golpe, sino lentamente, y que aparece cuando el desequilibrio estructural llega a un límite, por lo tanto, puede ocurrir que el proceso sea irreversible, y que requiera el uso de la plantilla siempre.
Además del calzado, debemos hacer trabajar varias veces los dedos para “potenciar” la función muscular.
La plantilla no se hace a la medida de zapato, sino del pie, por tanto no es ni ancha ni estrecha, sino a la medida de cada paciente. Para su confección, este Centro, emplea sofisticados medios informáticos y de adaptación por termoconformado al vacío y 25 años de experiencia, por lo que si se usa correctamente, siempre funcionará, y si hubiese algún tipo de problema, agradecemos nos sea comunicado. Siempre es mejor que escuchar opiniones, a veces hechas con la mejor voluntad, pero sin el suficiente conocimiento técnico-científico, y por tanto, inexactas.