Cuando caminamos, desplazamos nuestro centro de masas en una dirección determinada mediante el apoyo alternativo y direccional de las piernas, por lo que hay momentos de vuelo y de apoyo, y por tanto aceleraciones y peso.
La carrera eleva la frecuencia y la intensidad habiendo momentos que no existe contacto con el suelo, por lo que es necesario para su estudio conocer las mecánica de cada articulación y aplicar los conceptos físicos de masas,aceleración, reacción, etc.
Nuestro sistema esta por tanto sometido a mayor estrés y lógicamente a mayor desgaste.
Para que el deporte resulte beneficioso para la salud es necesario conocer la técnica y la idoneidad de cada persona, valorar sus “deficiencias” y entender como podemos ayudarle.
Debemos asimilar que tanto su beneficios como sus perjuicios son exponenciales ,y por tanto una mala ejecución, un mal apoyo ,un calzado incorrecto o una mala alimentación pueden causar grandes problemas.
Es por tanto un trabajo muchas veces multidisciplinar, en el que con frecuencia es necesario el trabajo de equipo: el podólogo, el biomecánico, el medico, el entrenador, el dietista…