Para obtener un diagnóstico de los problemas de los apoyos, es necesario  el conocimiento previo de la morfología de cada persona , es decir, conocer el modelo mecánico para a partir de ahí intepretar sus desajuste y las causas que lo provocan.

Requiere por tanto la anotación cuantificada en bases de datos debidamente protegidas.
Por ese motivo nos hemos preocupado a lo largo de muchos años de desarrollar herramientas fiables para la recogida de datos, que nos permitan conocer tanto el estado actual como los diversos cambios que a lo largo del tiempo se puedan producir ante la situación de desequilibrios por causas morfológicas, por deportes, por actitudes laborales , por estados de dolor,etc.